La Química de la Felicidad

Una cosmética inteligente o neurocosmética en tiempos de pandemia.
La demanda del autocuidado crece y crece en tiempos de pandemia, una cosmética basada en sensaciones que conecten con las emociones y el estado de ánimo con el fin de potenciar no solo la belleza y la salud de tu piel, sino también tu estado de ánimo liberando endorfinas (hormonas de la felicidad).
 
Así como las experiencias negativas afectan a las condiciones de la piel (por ejemplo, los eccemas son una respuesta al estrés), esto también sucede en sentido inverso. Los neurotransmisores desencadenan cambios hormonales que influyen en el estado de ánimo. Así, un tacto o una textura agradable pude segregar hormonas que mejoren el humor.
 
En cosmética existen ingredientes activos que aumentan los niveles de endorfinas para aliviar el estrés psicológico; favoreciendo el bienestar y mejorando cualitativamente la apariencia de la piel, lo que nos genera bienestar interior y una relajación que se manifiesta en la apariencia exterior.
 
¿Sabías que según las últimas encuestas, las mujeres consideran que usar productos de belleza especialmente de autocuidado es desestresante, pudiendo tener un impacto notable y positivo en el bienestar de las personas?
 
Hoy las personas más que buscar un producto de belleza, buscan productos que se enfoquen en la salud, el bienestar, la higiene y el cuidado del medio ambiente, desde la experiencia que les genera la aplicación de cada producto de autocuidado.
 
Con el teletrabajo, la división de las horas de ocio y trabajo son más confusas, por lo que el concepto de Home-SPA cada vez gana mas adeptas, permitiendo generar experiencias de autocuidado a la hora de enfrentar la rutina home-office. Este cambio en los hábitos nos permite desde nuestra vereda de la formulación cosmética, desarrollar productos para mejorar el estado de ánimo.
 
Ahora que sabemos que existen ciertos activos que mejoran el estado de ánimo, podemos desarrollar productos para segregar hormonas que mejoren el humor y tu estado de ánimo.
 
Una de estas hormonas son las endorfinas o “sustancias de la felicidad”. porque producen analgesia y modulan el estado de ánimo, las emociones y el comportamiento de una forma muy similar a los opiáceos. Por tanto, los ingredientes activos que aumentan los niveles de endorfinas pueden aliviar el estrés psicológico, favorecer el bienestar y mejorar cualitativamente la apariencia de la piel.
 
¿Cómo potenciar nuestra oferta de productos de autocuidado?
ofrecer formulaciones con activos que estén comprobados y que sean confortables, uno de estos activos es la Rhodiola rosea, con una actividad anti-estrés, capaz de incrementa los niveles de endorfinas, proporcionan bienestar y placer. 
 
Bajo el nombre de Happy Skin, podemos desarrollar formulaciones de productos faciales y corporales para obtener bienestar, relajación y antiestrés.
En esta línea también podemos hacer uso de aceites esenciales, texturas y aromas que generen bienestar. Dentro de esta categoría pueden ser, aromas que evoquen ciertos recuerdos, extractos antiestrés, activos que regulan la perdida de agua transepidérmica (Vitamina F, Extracto de tomate, Gingko biloba o Extracto de bardana), aceites esenciales que energizan y mejoran tu estado de ánimo (aceite esencial mandarina-limón o bergamota)
Etiquetas: Happyskin