Happy Skin

Dossier
Ficha Técnica

 

INCI: Glycerin, water, Rhodiola Rosea Root Extract, Phenoxyethanol, Potassium Sorbate.
Dosis: 0,2-2%
Función: Anti age, relajante, antiestrés.
Activo basado en la Neurocosmética

HAPPY SKIN es un nuevo ingrediente activo de origen natural derivado de la  Rhodiola rosea, que aplicado sobre la piel y el cuero cabelludo produce efectos relajantes, antiestrés y de bienestar. En este caso estaríamos hablando de un activo fitotonificante basado en la Neurocosmética y es capaz de estimular la producción de b-endorfinas de la piel, además de poseer propiedades antioxidantes.

Otros estudios han descrito que el tratamiento oral con Rhodiola rosea produce un incremento de la capacidad de trabajo físico, activando la síntesis de ATP en mitocondria, frente a un grupo control y a otro grupo tratado con Rhodiola crenulata que contiene 2,5 veces más de salidrósido. Estos efectos tan marcados se explicarían por la presencia del complejo rosavina (Abidov et al., 2003).

Rhodiola rosea tiene la capacidad de inducir la biosíntesis de péptidos opioides, activando los receptores tanto a nivel central como a nivel periférico mejorando el estado de ánimo y físico en general. Además, el alto contenido en compuestos polifenólicos de Rhodiola rosea le confiere propiedades antioxidante protegiendo frente al daño producido por los radicales libres.

 

Puedes profundizar más acá sobre la Neurocósmetica:
Descripción

Dossier
Ficha Técnica

 

INCI: Glycerin, water, Rhodiola Rosea Root Extract, Phenoxyethanol, Potassium Sorbate.
Dosis: 0,2-2%
Función: Anti age, relajante, antiestrés.
Activo basado en la Neurocosmética

HAPPY SKIN es un nuevo ingrediente activo de origen natural derivado de la  Rhodiola rosea, que aplicado sobre la piel y el cuero cabelludo produce efectos relajantes, antiestrés y de bienestar. En este caso estaríamos hablando de un activo fitotonificante basado en la Neurocosmética y es capaz de estimular la producción de b-endorfinas de la piel, además de poseer propiedades antioxidantes.

Otros estudios han descrito que el tratamiento oral con Rhodiola rosea produce un incremento de la capacidad de trabajo físico, activando la síntesis de ATP en mitocondria, frente a un grupo control y a otro grupo tratado con Rhodiola crenulata que contiene 2,5 veces más de salidrósido. Estos efectos tan marcados se explicarían por la presencia del complejo rosavina (Abidov et al., 2003).

Rhodiola rosea tiene la capacidad de inducir la biosíntesis de péptidos opioides, activando los receptores tanto a nivel central como a nivel periférico mejorando el estado de ánimo y físico en general. Además, el alto contenido en compuestos polifenólicos de Rhodiola rosea le confiere propiedades antioxidante protegiendo frente al daño producido por los radicales libres.

 

Puedes profundizar más acá sobre la Neurocósmetica: