Los conservantes, el talón de Aquiles de la cosmética natural

Los que hacemos cosmética tenemos claro que los conservantes o preservantes son un tema muy importante a la hora de formular.
Preguntas como:
  1. ¿Este conservante me sirve para el pH de mi fórmula?
  2. ¿Este conservante resiste la temperatura o se agrega en la fase de enfriamiento?
  3. ¿Qué dosis debo usar, si es irritante porque Ecocert lo aprueba para su uso?
  4. ¿Cuándo mezclo conservantes?
  5. ¿Si uso un conservante, puedo reemplazarlo por otro y si es así cuál sería?
Si formulas, debes hacerte esas preguntas y debes saber responderlas, si no es así, es porque debes profundizar en estos temas.
 
Un conservante es un agente químico que previene el crecimiento de bacterias en un producto, garantizando la vida útil de este, se utilizan en productos que contengan sobre un 15% de agua.
Muy importante, "La vitamina E no es un conservante, es un antioxidante por ende jamás evitará la contaminación microbiana, función que queda en manos de los conservantes". Esto no está demás dejarlo claro dada la cantidad de personas que lo preguntan día a día.
 
Veamos entonces los parámetros que debemos considerar a la hora de seleccionar conservantes son:
  1. Cantidad de agua de fórmula.
  2. pH del producto ya que cada conservante trabaja en un rango específico.
  3. Concentración de planta contenida en la fórmula, las plantas contienen muchos minerales que puedes acorazar a los microorganismos y complicar el acceso al conservante.
  4. Higiene en el proceso de fabricación.
  5. Temperatura de almacenamiento.
Es importante tener claro que los microorganismos sobreviven en un amplio rango de pH entre 2-11 sin embargo la actividad máxima de las bacterias, levaduras y mohos se da en un rango de pH entre 4-8
 
Algunas consideraciones que te pueden ayudar a potenciar el efecto del conservante:
  1. Los tensioactivos aniónicos, tienen poder antibacterial y potencian el efecto del conservante.
  2. Los Tensioactivos no iónicos pueden generar micelas, una especie de globitos que en su interior puede contener a otra sustancia. Dentro de estas micelas se puede alojar gran cantidad de conservante, dejando menos disponible para proteger la fase acuosa de la formulación. Dentro de los que generan este efecto micela están: Polisorbatos 20, 60, 80, Gliceril monooleate y monoestearate, derivados del sorbitan, Sucroso palmitato.
  3. Los tensioactivos catiónicos presentan acción antifúngica, por lo que al incorporarlo en las formulaciones colabora con el control de mohos y hongos.
  4. A mayor temperatura de almacenamiento del producto terminado, menor efectividad del conservante, lo mismo pasa con la humedad. Las bacterias crecen a 30-40ºC y los hongos y levaduras 20-25ºC . Ojo que si el producto contiene conservante y está almacenado a 25ºC no significa que le crecerán hongos, porque contiene un medio de protección, pero sí puede contribuir y hacerlo menos resistente.
  5. En relación al envase, tenemos el concepto de reparto, si es de plástico, el conservante tiende a migrar a las paredes, por eso prefiere envase de vidrio ya que el conservante se reparte de manera homogénea.
  6. Desinfectar los utensilios con alcohol al menos de 70, cuando lo hagas pulverizas y dejas secar al aire libre, jamás pasar un paño o papel porque retiras el producto.
¿Qué debes tener en cuenta a la hora de seleccionar un conservante?
  1. No debes buscar un conservante universal para todas tus formulaciones, cada producto puede requerir un diferente sistema de conservación.
  2. Debe ser de amplio espectro idealmente, en esto me refiero a controlar el crecimiento de: hongos, mohos, levaduras y bacterias. Es por esto que si un conservante presenta menos efectividad en alguno de estos microorganismos, estos presentan mayores posibilidades de crecer, es por eso que muchas veces se recomienda mezclas de conservantes para mejorar el espectro.
  3. Debe tener un rango de pH que se ajuste al de tu formulación.
  4. idealmente que no contenga olor para que no ensucie tu formulación.
  5. Ser completamente soluble en el agua, puede parecer obvio, pero si lo piensas hay algunos conservantes que no se solubilizan con tanta facilidad en el agua, este factor es importante ya que es en el agua donde se produce el crecimiento bacteriano, por lo que si no está bien diluido puede generar problemas.
  6. Siempre la mayor concentración (dosis) del conservante será la más efectiva. A concentraciones bajas inhibe el crecimiento del microorganismo, a concentraciones altas lo mata. Sin embargo en dosis muy altas, puede generar irritación.
Ahora hablemos de algunos de los conservantes usados en cosmética natural y su efectividad:
  1. Los ácidos débiles como: ácido sórbico, ácido benzoico y ácido dehidroacético y sus sales, son muy efectivos como conservantes sin embargo pierden efectividad cuando el pH es alto, por lo que su efectividad es mejor a pH ácidos. La razón es que a pH ácidos en estos conservantes aumenta la concentración de protones H +, y estos tienen la capacidad de romper la membrana de los microorganismos. Es por esto que estos conservantes funcionan mejor en un rango de pH 4-5 disminuyendo ampliamente su efectividad a un pH sobre 5. Podríamos decir que es casi nula, el que aún mantiene un poco de protección es el ácido dehidroacético, este último contenido en el conservante Cosgard.
  2. Normalmente te encontrarás con muchos conservantes, sin embargo cada una de estas patentes, son mezclas de diferentes conservantes para cumplir con un mejor espectro y rango de pH. Dentro de los básicos que encontramos y que se suele encontrar en diferentes marcas son: Ácido benzoico y su sal el benzoato de sodio, Ácido sórbico y su sal el sorbato de potasio, Alcohol bencílico, ácido dehidroacético, ácido salicílico, gluconolactona. Todos estos es común encontrarlos agrupados en diferentes marcas, por ejemplo el Cosgard es una mezcla de: Alcohol bencílico y ácido dehidroacético. El Geogard ultra es una mezcla de: Gluconolactona, benzoato de sodio y gluconato cálcico.
  3. Conservantes como el preservasol, lo recomiendo para tónico o shampoo líquidos, jamás en emulsiones a no ser que estés dispuesta a que tus emulsiones se adelgacen (se vuelven más fluidas). Si debes considerar el aroma predominante.
  4. En emulsiones con arcillas, exfoliantes, carbón activado recomiendo el microcare PHDG al 0,8% (no al 1% porque a muchas personas le irrita) ya que su espectro es muy alto, en segundo lugar el Phenetyl Alcohol al 1,5% apoyado con Microcare SB al 0,8%, otra buena opción es el Microcare DB, pero recuerda que a pH sobre 5 disminuye demasiado su efectividad, sin embargo tiene buena efectividad sobre bacterias, hongos y levaduras. este último también es muy útil en reemplazo de Iscaguard en formulaciones con ácidos, ya que al ser mezcla de ácidos débiles funciona muy bien a pH 4 (bajo 4 las posibilidades de contaminación disminuyen muchísimo).
  5. En pastas dentales, el Phenetyl alcohol ya que la FDA lo aprueba como aditivo y su rango de pH lo permite, en segundo lugar el benzoato de sodio + sorbato de potasio al 0,3-0,5% cada uno, o el Microcare SB, que es Benzoato de Sodio + Sorbato de potasio diluido al 1%
  6. En el caso del ácido hialurónico usamos el procide sin problema o en su reemplazo el microcare PHDG al 0,8% el Microcare DB no lo recomiendo porque no nos da en pH, tampoco el SB, si podría ser el Phenetyl Alcohol al 1%, pero este tiende a enturbiar levemente la preparación, pero por pH nos da.

Comentarios

  • Publicado por Ana María Garai Hernández en

    Muy agradecida de tan importante información.
    Me gustaría participar en algún taller sobre esta materi

Deja un comentario